ARRENDAMIENTOS URBANOS: NULIDAD DE LA CLÁUSULA QUE IMPONE AL INQUILINO EL PAGO DEL I.B.I.

En un asunto, llevado por nuestro Despacho, hemos conseguido que un Juzgado de Valladolid declare nula, por abusiva, la cláusula que impone al inquilino el pago del I.B.I.

Se trataba de un alquiler de vivienda concertado entre una empresa promotora inmobiliaria y un consumidor y, entre las condiciones generales de dicho contrato, se incluía un pacto (Cláusula cuarta) en cuya virtud se imponía al inquilino el pago de toda clase de gastos relacionados con el inmueble y, entre ellos, el IBI.

La empresa se opuso a nuestra demanda, alegando que la cláusula había sido negociada de forma individual y, además, era clara y transparente.

Sin embargo, la sentencia considera que estamos ante una condición general de la contratación que el arrendador incluye en todos sus contratos de este tipo, y que debe considerarse abusiva por haberse incluido de forma poco transparente y generar un desequilibrio entre las partes, ya que el sujeto pasivo de este impuesto es el propietario del inmueble.

La consecuencia de ello es que la cláusula se considera no puesta y, por lo tanto, el inquilino no está obligado a pagar al arrendador dicho importe y el arrendador debe devolver las cantidades que, por este concepto, ha cobrado indebidamente.

Si es Vd. consumidor y su contrato de alquiler contiene una cláusula de este tipo, no dude en consultarnos su caso, porque seguramente podamos ayudarle.